Inicio / Turismo / México: refugio de aventureros rodeada de montañas y encantos.

México: refugio de aventureros rodeada de montañas y encantos.

Desde su raíz, entre valles, montañas y rocas, ahí donde el tiempo ha trazado las líneas de la naturaleza, también se crearon las rutas de la aventura.

Quien las recorre, siente la sensación de un contacto directo con la naturaleza. Es capaz de hacer un viaje descubriendo los senderos nunca caminados, será quien encuentre la magia de la aventura y del turismo de naturaleza en un espacio llamado México.

México es tierra de sabores y olores, de huellas que pisan la tierra, la unión de culturas y emociones. Su naturaleza es refugio de los ecos de la aventura. Te sentirás en el vértigo del saber si es un sueño o realidad. Escucharás el sonido del aire y encontrarás ahí, en tu espíritu, que eres la aventura entre la tierra y el cielo.

Caminar por los senderos de México es vivir la libertad que te da la aventura, descubrir las rutas ancestrales que marcan el origen, explorando la naturaleza y el ser humano que lo habita. Es contemplar la arqueología y saber tu origen. Es sentirte vivo según avanzas por las rutas de la aventura en México.

Recorrer la naturaleza de México es encontrarse con la aventura, es volverse testigo de la emoción que guarda para nosotros, de lugares únicos y mágicos que se mantienen en secreto. Es unirse al mundo y luchar por conservarlos, es sentir, es vibrar, es aventura, es estar aquí, en la naturaleza para descubrirla y ser parte de ella.

México es un país ideal para emprender aventuras sin límite, aventuras rodeadas de montañas, serranías, valles, quebradas, ríos, cascadas, desiertos, bosques, selvas, lagunas y cavernas. El paisaje es múltiple en el territorio mexicano, brinda al aventurero un sinfín de opciones para descubrir sus bellezas naturales, sitios arqueológicos, viejas haciendas, así como sus poblados indígenas llenos de color y tradición.

Estas aventuras requieren de una fuerte descarga de adrenalina y resulta fascinante por las condiciones naturales de los lugares donde se lleva a cabo; además en la mayoría de ellos no se necesita ser un experto, basta con retar a tu espíritu de aventura.

El vivir aventuras en la naturaleza nos da una definición del  turismo de naturaleza: la actividad turística que se desarrolla sin alterar el equilibrio del medio ambiente, promoviendo la conservación de la naturaleza y ecosistemas existentes realizando actividades de recreación de apreciación y conocimiento de la naturaleza a través de la interacción con la misma, la cual provee a las comunidades receptoras el medio para una mejora en la calidad de vida buscando incentivar un desarrollo sustentable.

Entonces nos queda recorrer la geografía de México, por sus senderos que nos llevarán a conocer esos lugares únicos y mágicos. Hagamos de la aventura un estilo de vida.