Inicio / Mundo / Descubre la “Cueva de las serpientes colgantes” y atrévete a entrar en ella.

Descubre la “Cueva de las serpientes colgantes” y atrévete a entrar en ella.

Sin duda el caribe mexicano es sinónimo de aventura, paisajes exóticos e infinita y colorida riqueza natural. Un sitio que alberga cientos de años de historia que culminan el día de hoy, en una península llena de cultura ancestral.

Entre la selva que rodea a este mágico lugar de mar turquesa, ahí donde los llamados cenotes cautivan a cuantos lo ven (cavidades de agua cristalina, con miles de años de formación, que se ubican en cavernas o al aire libre) se esconden diversos caprichos de la naturaleza, uno de ellos es el de “la cueva de la serpientes colgantes”.

Un sitio único en el mundo.

La cueva de las serpientes colgantes, podría ser obra de un cuento de Julio Verne, pero en realidad existe y se ubica en el estado de Quintana Roo, México, en las grutas de Kantemó.

Llegar hasta Kantemó significa transitar por caminos selváticos, un lugar en donde los pobladores preservan orgullosos su tradicional vestimenta maya, su alimentación, festividades y lenguaje.

Sí el encanto de Kantemó prevalece durante las soleadas mañanas, en la noche el panorama se torna todavía más impresionante, ya que en la “Cueva de las serpientes colgantes”, sucede uno de los comportamientos por parte de la fauna, más impresionantes presenciados por el ser humano.

Para ser partícipe de este misterio de la biodiversidad, primero debes internarte en lo más profundo de la selva. El mejor vehículo para esta aventura es la bicicleta, mientras a tu paso un mundo sonoro te acompañará. Podrás identificar el canto de las aves, el sonido de los anfibios y el aleteo de miles de murciélagos que comienzan su faena nocturna. Más adelante lograrás ver un cenote y con ayuda de una lámpara, descubrirás fósiles de la vida acuática, que habitó la región hace miles de años. Es ahí, cuando frente a tus ojos se abrirá “La cueva de las serpientes colgantes”.

Al ingresar al inframundo maya (como se les conoce a las cavernas y cenotes subterráneos), en medio de la oscuridad, lograrás ver salir a decenas de murciélagos, mientras que las serpientes de la especie “manchada o ratonera” se aferran a las paredes de la caverna, suspendiéndose de cabeza, tan solo con su cola y balanceándose esperan atrapar comida. Un espectáculo escalofriante para muchos, impresionante para otros tantos, pero sin duda único en el mundo.

Una vez culminado este espectáculo, la visita a Kantemó está por llegar a su fin, pero antes unos “peces ciegos” te dan la despedida. Se trata de una especie que a través de los años se ha adaptado a las condiciones de obscuridad de la cueva y por ello no desarrollaron el sentido de la vista.

Al finalizar el recorrido los pobladores te reciben con una cena, típica de la cocina yucateca, para después conducirte finalmente a dormir en una de las cabañas cercanas al poblado, en donde podrás dormir escuchando los sonidos de la selva. ¿Te atreverías a vivir esta aventura que solo México te ofrece?

La ruta hacia Kantemó.

Para llegar debes salir de Valladolid Yucatán, en donde tomarás la carretera hacia Peto, en dirección sur hacia Quintana Roo. Continua por la desviación hacia Tihosuco y en 2 kilómetros habrás llegado al poblado de Kantemó.