Inicio / Actualidad / El año nuevo llegará con frío extremo para las tierras mexicanas: activan alertas para la CDMX.

El año nuevo llegará con frío extremo para las tierras mexicanas: activan alertas para la CDMX.

Con un ambiente completamente gélido, nuestro país espera la llegada del año nuevo. Esto se debe al frente frío #19 que entró este domingo por la mañana, afectando el norte de Coahuila, en donde, se registró hasta -5 grados centígrados. En su paso por Estados Unidos, las mismas condiciones climatológicas causaron un descenso récord en la temperatura, cifrada en -34 grados.

Las autoridades del Sistema Meteorológico Nacional, señalaron que Saltillo y Monterrey serán lo estados en los que se tendrán los vientos máximos de este frente frío, que alcanzará la ciudad de México y provocará bancos espesos de niebla en diversas zonas serranas.

Según las indicaciones de Conagua, el frente frío estacionario abarcará el noreste del país, por lo que se pide precauciones a los habitantes, así como a los viajeros que estén planeando visitar los espacios turísticos cercanos a estas zonas.

Se disparan las alertas naranja y amarilla para la CDMX.

Protección civil lanzó las alertas naranja y amarilla debido a las bajas temperaturas que llegarán a las calles de la capital. Las delegaciones que permanecen en vigilancia son Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Milpa Alta y Tlalpan, donde según los informes se esperan temperaturas de entre cero y tres grados, entre las 5 y 8 hrs del primer día del año 2018.

Por su parte la alerta amarilla esta indicada para las delegaciones de Azcapotzalco, Benito Juárez, Coyoacán, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa, Miguel Hidalgo, Tláhuac, Venustiano Carranza y Xochimilco, en donde se espera que el termómetro baje hasta los 4 grados.

Las recomendaciones para la población incluyen el cubrir su nariz y boca de forma adecuada, no exponerse directamente a contaminantes ambientales, usar al menos tres capas de ropa, preferentemente de algodón o lana, así como evitar exponerse a cambios brucos de temperatura, que podrían provocar complicaciones de salud.